Campana metálica con tarjeta Kissing Bell, min.10

2,80

Divertido detalle con origen celta en la antigua Irlanda se regalaba a los novios recién casados una campana de plata para su hogar porque ayudaba a alejar la energía negativa. Hoy en día, los novios han adaptado esta tradición y es original ver como lo regalan a los invitados a la ceremonia para pedirles que, cuando los novios sellen su amor con un beso, las hagan sonar a modo de bendición. Si además adorna las mesas con estas campanas al lado de cada plato, los invitados animarán el convite haciendo sonar estas bonitas campanas. Seguro que más de uno romántico se suma a la propuesta del beso.

Precios por Cantidad

Cantidad Precio
1 - 49 2,80
50+ 2,73
WhatsApp chat